L@s niñ@s de Escolas de Paz
  • Como ya te avanzamos el mes pasado, ha sido un año muy bueno. Ya somos más de un centenar de ‘azaderos’ que habéis repartido mucha ayuda y por eso queremos despedir el año dándote las ¡GRACIAS!
  • ¿Os acordáis del ‘almoço de Natal’ de hace un año? ¡Pues por supuesto este año se repetirá! Gracias a ti, unos 160 niñ@s se reunirán para comer juntos el día 25.
  • Este resumen del año es la mejor manera que se nos ocurre de acabar este gran 2019 y desearte un ¡FELIZ 2020!

Parece que fue ayer (topicazo pero literal) cuando empezábamos esta nueva aventura llamada Azada Verde.

Hace un año abríamos nuestras redes sociales y empezábamos a contaros todas nuestras aventuras y novedades del mes a mes con este boletín cuya 14ª edición algun@s hoy reciben por 1ª vez, y es que vosotr@s, nuestra comunidad, crecéis poco a poco pero sin parar. 🥰

[responsive_vimeo https://vimeo.com/379076678]

Una de las agricultoras de la Asociación Agrícola de Nhaumue te agradece tu ayuda que ha provocado que ella y su familia (y otras muchas) hayan podido obtener una buena cosecha y por tanto una dieta más variada y una vida más saludable en este 2019.

2019 ha sido un año, siendo humildes y sinceros con la realidad y con nosotr@s mism@s, muy buenoLa ayuda que hemos podido hacer llegar a terreno ha sido mucha, seguramente mucho más de lo que hubiéramos intentado adivinar un 1 de enero. Sobra decir que esto ha sido posible únicamente GRACIAS a TI.

Empezamos el año queriendo que mucha mucha gente nos conociera y por eso en enero nos unimos a la comunidad de Impact HUB Madrid, un espacio de co-working donde poder ‘acelerar’ y hacer crecer a la organización en el mejor y más idóneo de los ambientes.

José con l@s niñ@s de Escolas de Paz

Ese mismo mes, en el día #DíaInternacionaldelaEducación, tuvimos la oportunidad de participar en el proyecto ‘Rosetes Solidaries’ que organiza el Col.legi Badalonés, iniciativa donde los estudiantes nos otorgaron el primer premio como mejor proyecto solidario presentado.

En febrero organizamos nuestro primer evento, una Sexy Salad donde contamos quiénes somos y qué hacemos mientras ofrecíamos una degustación de comida mozambiqueña.

La acogida fue tan buena que el siguiente mes de marzo repetimos evento con la proyección de nuestro documental ‘Semillas de Mozambique y estuvimos también en el #DíaMundialdelAgua con l@s alumn@s del CEIP Antonio Machado en  Alcalá de Henares.

[ngg src=”galleries” ids=”3″ display=”basic_thumbnail” thumbnail_crop=”0″]Ese mismo mes de marzo, la zona centro del Mozambique, justo donde trabajamos, el ciclón Idai arrasó toda Beira y las zonas rurales del interior, llevándose consigo todas las cosechas y causando centenares de muertes. Os volcastéis con la emergencia y no sabéis cómo os lo agradecemos.

El mes siguiente de abril 4 de nosotr@s decidimos ir a terreno, no solo a dar alivio con entrega de ayuda alimentaria de emergencia, sino también a conocer y hacer seguimiento de nuestros proyectos allí, esos que apoyais en el mes a mes con vuestras providenciales cuotas de soci@s.

El verano vino plagado de cambios a los que tuvimos que ajustarnos y adaptarnos de la mejor manera que supimos.

Estos últimos meses hemos estado inmersos en la búsqueda de nuevas formas y opciones de financiación. Sacando nuevos proyectos, consiguiendo que por fin seamos ONGDapareciendo en medioshaciendo mercadillos, construyendo e instalando nuevas bici-bombasparticipando en acciones ciudadanas de protesta y en más eventos, mejorando y traduciendo nuestra web al inglés…

¡No os penséis que hemos estado de manos cruzadas eh!

Almoço de Natal

¡Pero basta ya de cháchara y batallitas de cosas que ya han pasado!

De lo que queremos hablarte es de nuestro ya tradicional ‘almoço de Natal‘, esa comida tan especial en la que conseguimos juntar por única vez al año a los alrededor de 160 niñ@s de nuestras Escolas de Paz, que como ya sabrás están repartidos en unas cinco localidades alejadas unas de otras.

[responsive_vimeo https://vimeo.com/379073338]

Nuestro compañero en Mangunde y responsable del proyecto Escolas de Paz, José, te cuenta en qué consiste el ‘almoço de Natal‘ y por qué es tan importante para l@s niñ@s.

Desde Revue, Daca, Maguenhe y Toronga, y hasta la Misión de Mangunde, para vivir un momento mágico: compartir algo que es mucho más que una simple comida.

Recuerda que se trata de niñ@s en situación muy vulnerable y huérfanos de padre y/o madre. Imagina lo que un momento así, en un día tan especial, significa para ell@s. Lo necesitan, y tú, que lo provocas con tus cuotas mensuales, puedes ser cómplice de la edición de esta año teniendo tu detalle solidario navideño.

[responsive_vimeo https://vimeo.com/379069037]

New York Summit Awards 2019

Azada Verde será la causa benéfica de la New York Summit Awards 2019 del próximo 20 de noviembre.

Azada Verde en la New York Summit 2019:

Una gala donde se premiará a personajes de la talla de Fernando Alonso, Jesús Calleja, Nieves Álvarez, el Real Madrid, La Casa de Pape, Carlos Latre o la ganadora del Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú; donde actuarán cantantes como el venezolano Carlos Baute; y donde están invitados también integrantes de las familias Mandela, Kennedy, Luther King y Malcom X.

Puedes apoyar la causa pinchando AQUÍ.

 

Venta en mercados locales

En la primera temporada financiada 100% por Azada Verde, 30 familias de nuestras Asociaciones Agrícolas de Nhaumue (unas 180 personas) han conseguido generar más de 100€ de beneficios de media cada una; y nuestras 5 bici-bombas han generado unos beneficios totales de 1.037€, en una muy difícil temporada castigada por el terrible ciclón Idai que asoló el centro de Mozambique en marzo.

Antes de la temporada de lluvias que da paso al cultivo del maíz, cerramos la difícil temporada de hortalizas 2019 con unos números que nos llenan de alegría: nuestras Asociaciones Agrícolas han generado unos 217.000 meticales (3.123€) de beneficios netos y nuestras Bici-bombas unos 72.166 (1.037€).

Tras un año dificilísimo marcado por el paso del ciclón Idai que afectó de lleno a las zonas donde trabajamos, nos es muy grato contaros que habéis generado economía y aliviado la vida de unas 35 familias del medio rural mozambiqueño.

¿Sabéis lo que es haber contribuido a que cada una de estas familias haya podido obtener unos beneficios de casi 120€ de media en los últimos 6 meses? Y todo gracias a la soberanía alimentaria que vuestras aportaciones les han reportado.

Os puede parecer poco quizá porque los número que aquí barajamos son mucho más altos, pero creednos, para ell@s es mucho, ES TODO.

Las mujeres de Asociaciones Agrícolas

Mayoría de mujeres beneficiarias

Se trata de la primera campaña financiada 100% por nosotros, POR VOSOTR@S.

Una campaña que ha permitido, además de esos beneficios de los que os hablamos, que 35 familias, no solo tengan una alimentación cuando un ciclón había arrasado todas sus cosechas de maíz, sino también una dieta variada en verduras y hortalizas, todo un salvavidas.

Más de 200 personas beneficiadas

Hablamos de más de 200 personas que han recibido sus semillas, orientación y acceso al agua para sacarle el máximo rendimiento a sus tierras; han cultivado y cosechado su propio alimento; y además han sido capaces de vender aquello que no necesitaban para su propio consumo (un 80%) en los mercados locales, generando unos ingresos extra que les han salvado el año, y quien sabe si la vida.

Y liderado por ELLAS, porque el 90% de las beneficiarias de la Asociación Agrícola de Nhaumue han sido mujeres, que por primera vez serán quienes traerán el dinero al hogar.

Las beneficiarias de Asociaciones Agrícolas vendiendo en el mercado

Este año los productos de mejor rendimiento han sido los tomates, las cebollas, la col y el repollo, pero su gama de cultivo ha sido más amplia.

Bici-bombas para el Desarrollo

Mabore, Chico, Luis Farias, Francisco Paulino… Todos ellos, beneficiarios de nuestras bici-bombas, han demostrado lo providencial que supone un mecanismo que les dé un acceso al agua que les saca del ostracismo del maíz.

Mabore por ejemplo ha conseguido unos beneficios ¡de 456€! con la venta de sus tomates en los mercados. Hablamos todo el tiempo de beneficios netos, recordad que cada uno debe devolver el precio de las semillas que les damos al inicio de la temporada, allá por el mes de abril.

Increíble la tabla de salvación que vuestra ayuda mensual les supone.

Bici-bombas beneficiarios

Ahora toca recoger todos los sistemas de riego para prepararse para la época de lluvias y la campaña de maíz, que durará hasta febrero-marzo, cuando nos volveremos a preparar ¡para la nueva campaña 2020!

Alimentación de internados

‘Alimentación de Internadoses nuestro nuevo proyecto que tiene como objetivo asegurar y variar la alimentación de más de 2.200 niñ@s de las comunidades rurales de la provincia de Sofala, en Mozambique.

Llevamos mucho yendo a esas escuelas rurales. Están al lado de otros proyectos que ya conocéis: las Bici-Bombas, las Asociaciones AgrícolasEscolas de Paz

Resulta que algunos de esos beneficiarios son los padres de los niñ@s que asisten a las escuelas rurales de la zona. Siempre nos invitaban a comer. Por gentileza, sí. Pero sobretodo para que probáramos lo insípido que resulta comer harina con agua todos los días.

A veces cae algo más. Alguna verdura. Un puñado de frijoles. O cuando no llegaba a eso conformarse con “agua de frijol“, así la llaman con sorna. Y el frijol ni siquiera siempre es el mejor.

Alimentación internados: “pruébalo tú”

Aprendimos incluso cuál es esa variedad que todos aborrecen: el frijol nhemba. Nos daban la cuchara: “vamos, prueba”. Les divertía ver nuestras caras al tragar. Y probamos, cómo negarse.

Así nació este proyecto. De plato a plato. Simple. Intentamos que coman aquello que comerías tú.

Comer siempre lo mismo. En todas las comidas… de todos los días… de todos los años. ESO NO ES UNA ALIMENTACIÓN DIGNA… La mayoría de estos niños no tienen en sus hogares la posibilidad de comer todos los días.

Para ellos, asistir a la escuela, es algo más que estudiar. Les garantiza un plato de comida. Un gran paso para esa zona. Nuestro proyecto reside en la necesidad, además, de que sea un plato digno. La nutrición es salud y garantizar su salud es asegurar sus estudios.

La mala alimentación en Sofala

Dieta nada variada en Mozambique

Pero queremos ir un paso más allá, porque diversificando su alimentación contribuimos a dietas más nutritivas y equilibradas.

Porque desafortunadamente las tasas de desnutrición alcanzan el 55% de la población en las zonas rurales, agudizándose en los niñ@s menores de 5 años (desnutrición cónica), ya que el nivel de inseguridad alimentaria en la provincia de Sofala afecta a más del 50% de los hogares.

[ngg src=”galleries” ids=”2″ display=”basic_thumbnail” thumbnail_crop=”0″] 

PARA QUE PRUEBEN EL TUYO, TU PLATO… Aún nos quedan muchas bocas que alimentar.

¿Nos ayudas a que prueben el tuyo?

Con una cuota de 5 euros mensuales, garantizamos la alimentación de 10 niños/as durante 2 meses.

Mozambique Escolas
  • 160 niñ@s huérfanos y vulnerables del medio rural del centro de Mozambique recibirán sus servicios mínimos de educación, salud, alimentación… O lo que es lo mismo: UN FUTURO DIGNO.
  • Mochilas, uniformes, cuadernos, bolis… Llega septiembre y las necesidades educativas de nuestros nenes de Escolas de Paz aparecen con la ‘Vuelta al cole’. 

¡Feliz regreso a la rutina! 

Comienza el curso escolar 2019-20 y nos topamos con las sensaciones encontradas típicas del mes de septiembre: niñ@s y adolescentes tristes porque se acabó el verano, la piscina, la playa, las vacaciones… Y madres y padres saltando de alegría porque ‘se deshacen’ de sus hij@s y vuelven a la rutina. XD En nuestros activistas y nenes de Escolas de Paz el sentimiento en cambio es unánime: tod@s están content@s, les encanta reunirse con sus compañer@s y dar y recibir una atención integral básica que lo es TODO para ell@s. Una educación, salud, alimentación, ropa, cobijo… UNA VIDA. Todo esto lo reciben gracias a las contribuciones periódicas mensuales de nuestr@s soci@s, con las que proveemos de un futuro a 160 niñ@s huérfanos y muy vulnerables.

Son unos 160 niñ@s que viven en una situación crítica porque son huérfanos de padre y/o madre y viven mayormente con sus abuel@s. Son utilizados como mano de obra en el campo, ir a buscar agua y leña, labores domésticas…

       

Los niños de Escolas de Paz hinchan globos en uno de sus encuentros con Azada Verde.

Pero las necesidades acucian ya sabéis.Justo el otro día nuestro compañero José, activista responsable del proyecto, nos pasaba un listado de las necesidades urgentes:

  • 150 uniformes
  • 100 mochilas
  • 100 cuadernos
  • 100 bolígrafos
  • 100 estuches
  • 150 redes mosquiteras…

No parece gran cosa, ¿no? No piden tanto. Pues para ell@s es un mundo.En total todo junto no llega ni a los 3.000€. 2.966’5€ para lo que queda del curso escolar de 160 niñ@s. Menos de 20€ por cada uno de ell@s. Muy poco, ¿verdad?

Pues piensa que con esa cantidad le das servicios educativos a una niña o niño que no tiene casi nada y
que con tu gesto se lo estás dando todo. Tan poco para ti, TANTO para ell@s… Te animamos a que te
sumes, porque con cada cuota que sumamos, el CAMBIO ES GIGANTE.
 
 
¡GRACIAS!
 

            

                                                                                                                   

Instalación bici-bomba
  • Tres instaladas, otras dos ya acabadas, una sexta en construcción, otras dos en camino… El número de bici-bombas sigue creciendo gracias a tu apoyo.
  • Ahora con una flamante novedad: si donas una te diremos y podrás ver su localización exacta ¡y además llevará una placa con tu nombre!

En Azada Verde hemos tomado una decisión: vamos a apostarlo todo por nuestras Bici-Bombas para el Desarrollo. Así que preparaos porque ¡vamos a llenar toda la zona rural del distrito de Chibabava de bicis que riegan cultivos a base de un simple pedaleo!

Lo tenemos más claro que nunca, apostamos fuerte por las Bici-Bombas para el Desarrollo,una ecotécnica que está provocando un impacto tan real en las familias que apoyamos que nos ha sorprendido hasta nosotros.

En Azada Verde vamos a poner todas las hortalizas en el asador por nuestras soluciones ecológicas de bajo coste y de acceso al agua para familias vulnerables sin apenas recursos.

Y las razones, aunque obvias, te las explicamos con un gráfico que, si tenías alguna duda, te la quitará rápidamente:

El mes pasado ya os contábamos que en abril instalamos las primeras dos bici-bombas de este 2019. ¡Chico y Mabore ya llevan mes y medio regando sus cultivos a golpe de pedaleo y pronto tendrán sus hortalizas listas para ser cosechadas!

Chico y Mabore probando el correcto funcionamiento de una de las bici-bombas.

Y como os adelantábamos: si decides apadrinar unasabrás su localización exacta (puedes ver el mapa de las que ya tenemos instaladas actualmente en nuestra web de bici-bombas) ¡y llevará una placa con tu nombre!

Funcionamiento bici-bombas

El funcionamiento ya lo sabéis y en el siguiente vídeo podéis verlo: Mabore prueba exitosamente su bici-bomba recién instalada bajo la atenta mirada de nuestros técnicos Luis y Sete y nuestros voluntarios Hugo, Sara y María.

Instalación y prueba de la 1ª bici-bomba 2019

Y en el siguiente vídeo el segundo paso: nuestro técnico Luis dándole los sobres de semillas a Chico, las cuales plantará para sembrar las hortalizas que diversificarán la dieta de toda su familia e incluso con suerte le darán una salida al mercado donde podrá vender el excedente y obtener unos beneficios.

De esos beneficios deberá devolver el 50% a Azada Verde porque recuerda que nuestro concepto no consiste en dar asistencia pura y dura sin más, sino en darle conocimiento y herramientas a las personas para empoderarlas y proveerles de un presente y un futuro).

Entrega de semillas a Chico, uno de los beneficiarios de una Bici-Bomba.

2 meses después del ciclón Idai, os contamos la historia de Anita Fernando, una mujer de 45 años de Mudala, en la frontera con Dombe.

Llegó al centro de salud de la misión de Mangunde debilitada con su nieto de 9 meses en su regazo buscando atención médica ya que ambos estaban enfermos. Cuando se acercaron no encontraron medicamentos.

Necesitaban dos cosas principalmente: leche para el bebé y tratamiento médico.

Situación desesperada tras Idai

La noche del 15 de marzo fue terrible, las inundaciones afectaron a la totalidad de su casa y machambas, aunque rápidamente consiguieron huir hasta un árbol en el que se quedaron 4 días y 4 noches, sin comida ni agua.

La parte más dolorosa y que le emocionó al contarnos, fue perder a su única hija, la madre del bebé de 9 meses, además de todos los vecinos y otras cuatro personas de su familia (dos desaparecieron y aún no se han encontrado hasta hoy).

Los bienes domésticos, las culturas en las machambas, las viviendas… nada sobrevivió a la furia de las aguas.

“Durante los 4 días y noches que estuvimos en el árbol compartimos el espacio con 2 serpientes que por suerte murieron”.

Anita Fernando

Anita tuvo que andar 67 kilómetros de barro para conseguir ayuda.

A pesar de la malaria que ambos (abuela y nieto) habían contraído, su principal preocupación era alimentar al bebé. Lo habían perdido todo…

José Zacarias, Director Centro Salud Mangunde

13 de mayo de 2019

Seguimos captando fondos providenciales para la supervivencia de la población: alimentos, agua, pastillas potabilizadoras de agua, medicamentos y vacunas… Toda ayuda es poca.

Esta es la historia de Ester Vurande, madre soltera de 37 años que vive en Chingone, comunidad de Mangunde, con sus hijos Graça y Jorge Paulo.

De tanta nostalgia por la ausencia de su madre decidieron caminar 7 kms hasta el centro de salud de Mangunde para visitarla, tras 3 semanas ingresada.

Debido al ciclón Idai, la salud de Ester Vurande empeoró por una infección grave, y su casa quedó destruida, perdiendo todo y pasando a vivir debajo de un árbol que llaman su casa.

Con solo la ayuda de sus gemelos

Graça es la encargada del hogar desde el año pasado cuando la madre comenzó a enfermar. Ella es quien lleva la responsabilidad de la casa.

Los niños, fuera de la escuela

Los dos niños de 7 años trabajan la tierra con sus azadas y producen el poco de maíz que consumen.

Nunca han tenido zapatos, ropa o juguetes, lo único que visten es la ropa que sus vecinos les dan, cansados ​​de verlos desnudos.

El ciclón Idai destruyó su casa y agravó la salud de la madre de los niños pero el sufrimiento empezó mucho antes.

La vida de esta familia tiene un futuro incierto, sin ayuda externa va a ser muy complicado, especialmente para los niños, que solo deberían soñar y disfrutar plenamente de sus derechos.

Esta podría ser una historia única pero por desgracia no es el caso. Es solo una más de las cientos que se dan en las comunidades rurales de la provincia más pobre de Mozambique.

Cientos de familias como la de Ester necesitan nuestra ayuda, vuestra ayuda.

José Zacarías

Mangunde, 08/05/2019

Agroecología, ayuda de emergencia post ciclón Idai, bici-bombas y Escolas de Paz en Mangunde y Barada. 7 días con Azada Verde en las comunidades rurales de Sofala, Mozambique.

Cuando me embarqué en esta aventura solidaria lo hice con el claro objetivo de conocer nuevos horizontes y ensanchar mi mente. Vivir nuevas experiencias, descubrir nuevos contextos y realidades. Aprender y desarrollarme como persona.

Se me ofreció la posibilidad de ayudar como voluntario desde mi humilde expertise en comunicación en el Tercer Sector y este viaje a terreno era y ha sido como un regalo que me daba la vida y no podía desaprovechar.

Dicen que Mozambique es el quinto país más pobre del mundo. Hablamos de un país que estuvo sumido en una cruel guerra civil durante 15 años, una auténtica eternidad.

Mozambique: recuperar lo perdido

Ahora, 27 años después, las mozambiqueñas y mozambiqueños aún siguen luchando como si la guerra no hubiera acabado. Ahora la lucha es otra, pero igual de importante y dura: recuperar el tiempo y terreno perdido.

¿El objetivo? Evolucionar y desarrollarse para equipararse, o al menos acercarse, a los modelos de países africanos vecinos que mejor han sabido salir adelante de sus guerras y falta de medios.

En esta experiencia, he vivido las dos Mozambiques, la de las ciudades como Beira o Maputo, algo caóticas y poco limpias (falta mucho trabajo de educación y sensibilización para saber cuidar el entorno y organizarse de forma adecuada), y la rural, que es la me ha conquistado y en la que quiero centrarme.

El equipo Azada Verde con lxs cooperativistas agrícolas de Massane.

Le decía a mis compañerxs de experiencia a las pocas horas de llegar a Mangunde que la misión, ese remanso de paz limpio y ordenado, este lugar tan agradable, es como un día de verano de vacaciones en la montaña.

Esa calma, esa tranquilidad… Mangunde es como ese momento del año en el que tienes mucho menos que hacer, básicamente descansar, relajarte y disfrutar de tu tiempo libre dedicado a la contemplación y al “no hacer nada“.

Solo que con una diferencia: eso es el día a día normal de los habitantes de la misión. Los adultos trabajan, los agricultores labran la tierra, los niños van al cole, los profesores enseñan a sus alumnos… Todos tienen sus tareas, horarios y obligaciones.

Azada Verde: conocimiento y herramientas para el empoderamiento

Desde Azada Verde lo que pretendemos no es darles pura y simple ayuda asistencial, lo que queremos es darles conocimiento y herramientas para empoderarlos y que sean autosuficientes.

En estos días aquí hemos gestionado tres ayudas de más de 750 sacos de ayuda alimentaria en forma de harina de maíz que alimentarán a otras tantas familias vulnerables de las zonas de Mangunde y Barada durante unos 10-12 días, pero porque la emergencia por el ciclón Idai así lo requería, y porque nuestros socios y donantes se volcaron en este sentido.

Pero nuestros proyectos son otra cosa.

El huerto de prácticas de la Escuela Rural de Mangunde.
  • En estos 7 días hemos instalado dos de las ocho, sí, ¡ocho ya! bici-bombas que bombearán agua del río Buzi y proveerán así a sus beneficiarios de agua para regar sus ‘machambas‘ (sus parcelas de cultivo). No les damos agua.
  • En estos 7 días nos hemos reunido con dos de nuestras cooperativas agrícolas y les hemos provisto de semillas para cosechar una gama de hortalizas que variarán su dieta y cuyo excedente podrán luego vender y rentabilizar en el mercado sacando unos ingresos (de los que luego tendrán que devolver el 50%). No les damos tomates o cebollas. Les invitamos al asociacionismo.
  • En estos 7 días hemos compartido con unos 60 niños y niñas huérfanos de nuestro proyecto educativo Escolas de Paz. Les facilitamos una educación que luego les proveerá de un futuro, una vida.
  • En estos 7 días hemos repartido 15 lámparas solares de Light Humanity a familias que por las noches viven en la completa oscuridad. Les hemos dado luz, hemos encendido la vida de 15 familias

Encendiendo vidas en Mangunde

Nunca olvidaré llegar de noche a un hogar formado por una madre y sus dos hijos que estaban haciendo vida normal en la total oscuridad: los hijos cenando en el suelo. Entregarles una lámpara y dejarlos ahí, jugando asombrados con un concepto que les era totalmente nuevo.

Del mato mozambiqueño, así es como llaman a las zonas rurales del interior, lo que más me llevo son sus gentes, y en especial sus niñxs.

Ese ‘comprimento‘ cuando te cruzas con ellos, que hasta se paran por un segundo y hacen un gesto juntando las manos en señal de respeto. Ese ‘¿como esta?, tudo bem, ta bom‘ de rigor, imprescindible y perenne.

L@s niñ@s de Mangunde.

Y esa timidez y bondad de los más pequeños que funciona casi mecánicamente. Primero se quedan petrificados ante la extraña y novedosa presencia de personas de tez inesperadamente clara: “¿de dónde saldrá esta gente tan blanca? Qué raros son…“.

Para luego sacarlos de su estado de trance agitando la mano en forma de un saludo que les despierta de su hipnosis para sonreír y devolvértelo de la misma forma. Inocencia, dulzura… humanidad.

La hora de África

África lleva décadas acostumbrada a la necesidad, a pedir y a recibir. Pero es hora de cambiar ese modelo. Llegó el momento de que el continente se empodere, de invertir en él, porque será África quien salve al planeta cuando a éste se le acerque su hora.

Justo ayer salía un estudio que decía que, al paso que vamos, un millón de especies desaparecerán en las próximas décadas.

Es el momento de dejar de explotar y expoliar África para beneficio propio. El futuro de la Tierra es ella, y debemos actuar tal que así para preservarla, porque si no hay planeta no hay vida.

¿Acaso hay algo más importante?