Alt Text

Súmate a paliar las consecuencias del Ciclón Idai en Mozambique. El paso del ciclón Idai del pasado jueves 14 de marzo ha dejado la provincia de Sofala en una situación terrible con consecuencias devastadoras. Se calcula que el 90% de la ciudad de Beira (4ª ciudad del país) ha quedado destruida, sin luz, agua ni comunicaciones. Pero las consecuencias más graves las vemos en las zonas rurales donde la hambruna se extiende por la perdida de todas las cosechas de maíz.

Revolution Slider Error: Slider with alias Slider4 not found.
Maybe you mean: 'slider-home_foto_videos' or 'Home Asociaciones Agrícolas' or 'home-pag-bici-bombas' or 'Home Pag. Alimentación Internados' or 'escolas-de-paz' or 'home-lamparas'

Las primera voces de socorro nos llegan de las zonas rurales,José (Director del Centro de Salud) nos pide ayuda desde Mangunde José (Director del Centro de Salud) nos pide ayuda desde Mangunde. La situación es de emergencia total. Los fuertes vientos y lluvias causadas por el ciclón Idai, desde la pasada tarde del jueves (14 de marzo) que azotó todos los distritos de Sofala, Manica, Zambézia, han provocado innumerables destrozos, inundaciones y desbordamientos, arrasando con casas, carreteras y cosechas de maíz. Como en la localidad de Toronga donde el río Buzi acabó con las cosechas que habían plantado los agricultores ahora hace casi tres meses. La ciudad de Beira, epicentro de este ciclón, ha quedado destruida, con numerosos daños materiales y humanos provocando un colapso total en las comunicaciones, electricidad y agua hasta el momento- Se sabe que la carretera nacional N6 (que comunica de sur a norte el país, está totalmente cortada entre las poblaciones de Nhamatanda a Inchope sin comunicación terrestre posible. Aquí en Mangunde no es posible llegar a Nhaumhue, ni al otro lado del río Búzi (Dongonda y Jambe), el caudal aumenta cada momento, amenazando con llegar hasta nuestras casas si lluvia continúa hasta mañana. Algunas infraestructuras y casas han sufrido mucho, especialmente nuestros tejados. Os escribo porque ya se escuchan los primero gritos y lloros de alarma entre la población que están incomunicados, con sus viviendas destrozas y han perdido el total de sus cultivos bajo Río Buzi. La situación es crítica y muy complicada, por eso os pedimos ayuda, cualquier tipo de intervención humanitaria, de lo contrario, vamos a morir de hambre. Los datos preliminares indican que solo en Mangunde la situación afectó a unas 1000 familias de agricultoras. Desgraciadamente en este mundo en el que vivimos: ancianos, niñ@s y personas enfermas son los que más sufren este tipo de consecuencias. Por esta razón os pedimos ayuda.

Tres días más tarde, gracias a un amigo de ESMABAMA que había conseguido salir de Beira, recibimos las primeras palabras de Fabrizio (Director de ESMABAMA). La noche del jueves 14 de marzo sufrimos la violencia del fuerte y destructivo Ciclón Idai, que ha masacrado la provincia de Sofala. Desde aquel día estamos sin electricidad, comunicaciones, combustible, alimentos y agua potable, con las carreteras destruidas y sin poder sacar dinero de bancos o cajeros. Éste ciclón está dejando detrás de él muchas víctimas y daños materiales. Las escuelas, los hospitales y nuestras oficinas se han convertido en el refugio de cientos de familias que lo han perdido todo. Durante aquella noche el tejado del hospital de Beira, se desplomó, y 5 recién nacidos de la sala neonatal del hospital fallecieron ipso facto, además de las otras 160 personas que han fallecido ya en este hospital. No queda ningún poste de electricidad que se sostenga, árboles caídos, tiendas y supermercados cerrados. Los últimos 3 días solo hemos comido naranjas y aguacates, racionalizando todo lo posible el agua potable.

Leyendo las últimas noticias, nos enteramos que los vientos han alcanzado los 230 km/h. La fuerza del viento ha sido tan fuerte que ha lanzado los aparatos de aire acondicionado de los tejados. No habido puerta o ventana que se haya resistido la furia del agua, arena y piedras que atravesaban la ciudad de Beira sin discriminar por el camino. Nuestras casas se han convertido en piscinas, y nos pasamos aquella noche protegiéndonos con los colchones para que no nos golpearan los objetos. Nos dice Fabrizio que la casa, que alquiló 5 años atrás, ha quedado totalmente destrozada. Esta pesadilla, duró desde entrada la tarde del día 14 de marzo hasta las 4 de la mañana del día siguiente. Pero cuando parecía que el viento disminuía, volvió azotar de nuevo con más fuerza, acabando con todo aquello que había sobrevivido las horas anteriores. Al día siguiente le pedí a dos marineros que intentaran llegar hasta la misión de Barada (Nueva Sofala) para evaluar los daños de la población de las comunidades, pero el viento y el mar no lo hizo posible. Le pedí a un conductor que tratara de salir por tierra de la ciudad, pero a los 40 km tuvo que dar media vuelta… porque las inundaciones se habían comido la carretera y en su lugar solo había un lago de cocodrilos y personas atrapadas en los árboles. Personas que caminaron más de dos días hasta llegar a Beira, nos decían: que pueblos enteros, casas y personas habían desaparecido.

El presidente de la república de Mozambique ha anunciado que los distritos de Buzi (Barada y Estaquinha), Chibabava (Mangunde) y Marromeu zonas donde trabaja la asociación ESMABAMA están totalmente aislados del resto del mundo.
También ha expresado gran preocupación por las enfermedades posteriores, las calamidades y la cantidad de víctimas humanas que ya se esperan…. según él, y por lo que se puede ver en las fotografías aéreas, ya hay cientos de cuerpos flotando en las aguas del río Buzi y el río Pungue. En la ciudad de Beira, por las noches, grupos de personas deambulan, nadie sabe si cortar árboles o cortar personas, ya que los niveles de criminalidad y ataques violentos a personas han aumentado.

Mientras tanto y después de 4 días he recibido poca información de las misiones. En Machanga: el internado de la misión ya no tiene techos, los estudiantes duermen bajo los árboles y se ha perdido por completo la cría de cerdos. En Estaquinha: Sólo tengo información sobre el campo agrícola. Hemos perdido más de 100 toneladas de maíz (alimentos que debían cubrir la alimentación durante 4 meses de nuestros internados) y todas las máquinas agrícolas están bajo el agua. Una inversión de 200.000 euros tragada por el agua. No tengo más información sobre esa misión. En Mangunde: parte de la escuela, internado y centro de salud se han quedado sin techos y las comunidades de alrededor de la misión están completamente inundadas, arrasando con todo el maíz de la población. Nuestra misión en la playa: Barada. Aún no tengo noticias y temo lo peor. Nuestra nueva oficina de Beira está casi destruida y la policía, los guardias y nuestros 3 perros están vigilando día y noche. Algunos de nuestros funcionarios y estudiantes han resultado heridos, y afortunadamente hasta el momento no tenemos información de víctimas entre ellos. Sigue lloviendo mucho y se pronostica que será así en los próximos días y los ríos seguirán aumentando su nivel de alerta. Los países vecinos también están siendo afectados por las fuertes lluvias y Mozambique ahora espera que abran sus represas para evitar su colapso. Pero esto significa más inundaciones en Sofala. Estoy consternado y destrozado por este escenario dantesco y el pánico que veo en los rostros de aquellos que ahora temen por su vida y la de sus seres queridos. Por favor necesitamos ayuda urgente.

Estos son los dos testimonios que tenemos hasta ahora, hemos preferido tratar de mostrar sus palabras para acercaros a la situación que se está viviendo en la provincia de Sofala.

Lanzamos esta campaña de #Emergencia Clicón Idai con el objetivo de apoyar a las comunidades rurales y a la población de Beira en:

- Alimentos básicos por familia: 25Kg arroz/maíz, 10 Kg de frijoles, 3Kg de Azúcar y 5 litros de aceite.
- Suministros de agua, saneamiento e higiene: retretes móviles, botellas con potabilizador de agua, pastillas de jabón, kits bacteriológicos, cubos de plástico y kits de desinfección.
- Suministros de salud: medicamentos y materiales.
- Suministros educativos material escolar.