La ONU advierte sobre el impacto del cambio climático en las granjas y hogares rurales dirigidos por mujeres en los países pobres

Las mujeres que dirigen granjas y hogares rurales en países pobres sufren más por el cambio climático y son discriminadas mientras intentan adaptarse a otras fuentes de ingresos en tiempos de crisis, advirtió el martes Naciones Unidas.

Un nuevo informe de la Organización para la Agricultura y la Alimentación, “El clima injusto”, encontró que los hogares rurales encabezados por mujeres pierden en promedio un 8% más de sus ingresos durante las olas de calor y un 3% más durante las inundaciones, en comparación con los hogares encabezados por un hombre.

Esa disparidad se traduce en una reducción per cápita de 83 dólares debido al estrés térmico y 35 dólares debido a las inundaciones, lo que eleva un total anual de 37 mil millones de dólares y 16 mil millones de dólares respectivamente en los países pobres, dijo la agencia de la ONU en el informe.

«Teniendo en cuenta las importantes diferencias existentes en la productividad agrícola y los salarios entre mujeres y hombres, el estudio sugiere que, si no se aborda, el cambio climático ampliará enormemente estas diferencias en los próximos años», afirmó la FAO.

La FAO, con sede en Roma, elaboró ​​las estadísticas encuestando a 100.000 hogares rurales en 24 países pobres y de ingresos medios de todo el mundo. Luego, la agencia integró esos datos con 70 años de datos de precipitación y temperatura.

Es significativo que el informe señaló que pocos planes gubernamentales para abordar el cambio climático y promover estrategias de adaptación toman en cuenta las vulnerabilidades específicas de las mujeres y los jóvenes rurales.

Sólo el 6% de las más de 4.000 propuestas contenidas en los planes nacionales de adaptación climática de los países encuestados mencionaron a las mujeres.

El informe señaló que en muchos países pobres, las mujeres son discriminadas en su capacidad de tener derechos sobre la tierra o tomar decisiones sobre su trabajo. Cuando luego intentan diversificar sus fuentes de ingresos como resultado de las crisis climáticas que reducen la productividad agrícola y ganadera, también enfrentan discriminación en el acceso a la información, la financiación y la tecnología.

El informe pide estrategias específicas para abordar las vulnerabilidades particulares de los hogares rurales encabezados por mujeres.

«Las diferencias sociales basadas en la ubicación, la riqueza, el género y la edad tienen un impacto poderoso, aunque poco comprendido, en la vulnerabilidad de los pueblos rurales a los impactos de la crisis climática», afirmó el director general de la FAO, Qu Dongyu.

«Estos hallazgos resaltan la necesidad urgente de dedicar sustancialmente más recursos financieros y atención política a las cuestiones de inclusión y resiliencia en las acciones climáticas globales y nacionales», dijo.

Desde Azada Verde luchamos para que la mujer sea el motor de cambio en las comunidades rurales en las que trabajamos en Mozambique. De hecho, el 59% de las familias agricultoras que apoyamos el año pasado estaban lideradas por mujeres. Puedes ayudarnos a poder continuar con nuestros proyectos pulsando en el siguiente enlace.