Contexto y Problemática

Escolas de Paz es una iniciativa social que ofrece una atención integral a niños y niñas huérfanas y vulnerables, para garantizarles un futuro más digno. Está formado por un grupo de jóvenes voluntarios del distrito de Chibabava, que desde ya hace unos años cuida, reúne y sigue la evolución y el desarrollo de estos niños y niñas que viven en condiciones extremadamente complicadas.

Escolas de Paz nació para hacer frente, desde un enfoque solidario y humano, la triste problemática de la orfandad que se vive la región desde hace muchos años. El fallecimiento de padres y madres deja a niños y niñas vulnerables y sin acceso a la educación, salud, alimentación, un lugar donde dormir o sin ropa para vestirse. Además, desgraciadamente, a diario se enfrentan a enfermedades crónicas, abusos sexuales, matrimonios tempranos, trabajos forzosos y en el caso de las niñas, a embarazos precoces destrozándoles el presente y dejando una huella muy incierta de cara a un futuro digno. En la actualidad en la zona existen 5 Escolas de Paz distribuidas en las poblaciones de Manguenhe, Revué, Toronga, Daca y Mangunde, lugares, desde donde el equipo (activistas) de Escolas de Paz realiza los encuentros con los niños y niñas de la zona.

Son niños y niñas que viven en un radio inferior a 70 kms, comprendidos en su mayoría entre los 5 y 14 años de los cuales muchos viven con alguno de sus abuelos. La situación de estos niños y niñas es crítica porque no disponen de unas condiciones mínimas básicas. Tienen escasez de alimentos, vestuario, material escolar, no disponen de un lugar donde dormir ni condiciones financieras para los gastos sanitarios. Muchos de los abuelos con los que viven son ancianos, frágiles de salud y ya con pocas fuerzas para criar a sus nietos. La mayoría de sus abuelos, por necesidad, los utilizan como fuerza de trabajar el campo, ir a buscar agua, preparar el almuerzo o ir a buscar leña.

Objetivo

Mejorar las condiciones de vida de mínimo 160 niños y niñas de las cinco localidades del distrito de Chibabava. Gracias a la colaboración con contraparte local que trabaja desde la Misión de Mangunde el equipo de Escolas de Paz puede garantizar el acceso a las necesidades más básicas como la educación, la salud, la alimentación, la ropa o incluso un lugar donde dormir a cada uno de estos niños o niñas. Un niño o niña huérfana o vulnerable debería vivir y crecer en paz a todos los niveles, independientemente de su circunstancias, la orfandad o vulnerabilidad no puede significar falta de oportunidades.

Nuestro Impacto

5

Escuelas funcionando

160

Niños/as huérfanos reciben atención integral