¿Se está volviendo la tierra más verde?

Quizás lo hayas escuchado un buen número de veces: la Tierra, nuestro planeta, no está yendo bien. Se están talando bosques tropicales, las praderas llenas de aves están siendo reemplazadas por zonas de aparcamiento, el cambio climático está alimentando incendios forestales que arrasan con todo, y en general, los hábitats naturales llenos de plantas parecen estar desapareciendo.

A pesar de esta destrucción, los científicos han llegado a una extraña conclusión: la Tierra se está volviendo más verde. No verde en el sentido metafórico «sostenible», sino en el sentido literal de la palabra.

En las últimas cuatro décadas, la cantidad de vegetación verde, es decir, la cantidad de hojas en una determinada área, ha aumentado sustancialmente en todo el planeta, según varios estudios científicos recientes basados en datos satelitales.

En realidad, hay más espacio verde hoy, no menos. Y este fenómeno de «verde global» no solo ocurre en la tierra. Gran parte de los océanos también se están volviendo más verdes, según la investigación. Nuestro planeta azul, parece ser cada vez más verde.

Entender el color de la Tierra es clave para comprender la Tierra y nuestro futuro en ella. El «verdor» a menudo se corresponde con la capacidad del planeta para absorber dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero que impulsa el cambio climático.

Cuantas más hojas, más fotosíntesis, una reacción química que absorbe el CO2. Esa es la buena noticia de este verdor global: está ayudando a compensar algunos de los impactos del cambio climático.

Pero hay más en este verdor de lo que parece. El cambio de color no es tanto una señal de que los bosques y otros ecosistemas se están regenerando, sino que los humanos están alterando el medio ambiente a una escala planetaria, a menudo con consecuencias graves.

Tierra, Globo, Planeta, Mundo, Espacio

¿Por qué la Tierra se está volviendo más verde?

Gran parte de lo que sabemos sobre nuestro planeta a escala global proviene de satélites. Algunos de ellos están equipados con sensores de alta tecnología que miden diferentes longitudes de onda de la luz.

Con la ayuda de modelos informáticos, estos sensores pueden calcular la cantidad de hojas en una determinada área del suelo. Más «verdor» significa que el suelo tiene más hojas, generalmente porque tiene más plantas, aunque también puede ser porque esas plantas tengan un mayor número de hojas, o porque estas sean de mayor tamaño.

El efecto de verdor global, que se remonta a la década de 1980 o incluso antes, no es insignificante. En un estudio de 2019 publicado en la revista Nature, los científicos descubrieron que la Tierra había aumentado su área de hojas verdes (es decir, la cantidad de hojas) en un 5 por ciento en las últimas dos décadas. Eso equivale a un área del tamaño de la selva amazónica cubierta por una fina capa de hojas.

Un estudio más reciente, sin embargo, encontró que el mundo no solo tiene más hojas, sino que la tasa de verdor está acelerándose en más de la mitad de su superficie terrestre.

Estos resultados son algo contra intuitivos. En una era de deforestación, podrías esperar que la Tierra se vuelva más marrón o gris, ya que los satélites ven tocones en lugar de árboles, y pistas en lugar de humedales. ¿De dónde viene todo este color verde?

Una explicación es la contaminación del aire. El dióxido de carbono no es solo un contaminante sino un fertilizante, un ingrediente clave en la fotosíntesis que ayuda a que las plantas crezcan. Algunos agricultores inyectan CO2 en sus invernaderos para acelerar el crecimiento de las plantas. Pero ahora estamos fertilizando plantas a escala global: en los últimos dos siglos, según informa la NASA, los humanos han aumentado el contenido de CO2 en el aire en aproximadamente un 50 por ciento. Todo ese CO2 adicional está acelerando el crecimiento de las hojas y los satélites pueden verlo.

Además, los humanos están cultivando más plantas. El estudio de Nature de 2019 encontró que el impulsor dominante del verdor global reciente es una combinación de más agricultura y, en menor medida, más plantación de árboles. Las personas están cultivando en la misma cantidad de tierra y convirtiendo áreas baldías en granjas frondosas.

Estas tendencias son especialmente prominentes en China e India. Juntos, estos dos países representan aproximadamente un tercio de todo el verdor, según el estudio.

«La intensificación de la agricultura que ha ocurrido en India en las últimas cuatro décadas es impresionante», dijo Joshua Gray, un científico geoespacial en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, que no estaba afiliado al estudio de 2019.

China, por otro lado, ha plantado decenas de miles de millones de árboles, a menudo en parcelas con solo una especie, en las últimas cuatro décadas, según el gobierno del país. La idea detrás de esta masiva campaña de reforestación es, entre otros objetivos, evitar que la tierra se seque, reducir la erosión y proporcionar a las personas una fuente de ingresos por la madera.

Lo verde puede ser bueno

En términos generales, un planeta más frondoso puede ayudar al clima. Nuestros océanos y tierras, incluyendo los bosques, absorben más de la mitad del CO2 que los países arrojan al aire. Estos «sumideros de carbono» evitan que el calentamiento global empeore de lo que ya es, y al menos en tierra, han estado creciendo durante varias décadas.

El verdor global, dijo Gray, es una razón por la cual el sumidero de tierras ha aumentado.

Sin embargo, en el océano, el verdor es mucho más misterioso; no está claro por qué el mar se está volviendo más verde o qué significa eso para el clima. El cambio observado en el color probablemente sea causado por el fitoplancton, un organismo diminuto similar a las plantas que, al igual que las plantas, absorbe CO2.

Mares más verdes podrían significar simplemente que hay más fitoplancton en algunas áreas. Alternativamente, podría haber un cambio en la comunidad de fitoplancton hacia especies que producen más pigmento verde, según B.B. Cael, un científico del Centro Nacional de Oceanografía que ha estudiado el verdor del océano. La diferencia importa porque determina cuánto carbono pueden absorber los océanos.

Mejores datos satelitales ayudarán a entender algunas de estas cuestiones. Es una de las razones por las que se espera que la NASA lance un satélite llamado PACE, que medirá el color del océano para comprender mejor cómo las comunidades de plancton influyen en el clima de la Tierra.

Los grandes problemas detrás del brillo verde

Para los sensores en un satélite, una selva tropical en Indonesia y una monocultura cercana de café o árboles de caucho parecen similares. Ambos parecen verdes. Sin embargo, estos dos paisajes son dramáticamente diferentes: la selva tropical alberga orangutanes y plantas raras y ayuda a regular el clima local, mientras que la plantación de café carece en gran medida de vida. Las mediciones solo del color no capturan estas importantes diferencias.

Más que eso, pueden ocultar la destrucción del ecosistema, dijo Robin Chazdon, ecóloga tropical y científica a tiempo parcial en el World Resources Institute, un grupo ambiental. Las empresas suelen destruir bosques nativos para plantar cultivos comerciales. Los datos satelitales solos tienen dificultades para capturar estos cambios en el uso del suelo.

«Está pasando por alto la realidad de lo que realmente ha sucedido», dijo Chazdon sobre las mediciones globales de verdor.

El verdor causado por la plantación de árboles, común en China e India, también puede ser problemático, dijo. Los bosques plantados a menudo están compuestos por solo una o dos especies de árboles y no ofrecen mucho en términos de biodiversidad u otros beneficios, como el control de la erosión, dijo. En algunos casos, los árboles eventualmente mueren.

El crecimiento de las tierras de cultivo verdes, de manera similar, tiene algunas consecuencias bastante serias. Las granjas industriales no solo reemplazan los ecosistemas nativos, sino que también requieren grandes cantidades de agua y productos químicos, como fertilizantes y pesticidas (que se sabe que dañan a los humanos y los ecosistemas).

Consideremos el caso del Valle Imperial del sur de California. Una vez ese valle fue desierto, ahora está cubierto de vastas extensiones de tierras de cultivo. Esas granjas han vuelto verde la región, y es visible desde el espacio, pero lo han hecho, en parte, drenando el río Colorado y alimentando una guerra del agua en el oeste.

Y lo que es más importante, las plantas absorben carbono mientras que las tierras de cultivo industriales generalmente producen más emisiones de carbono de las que absorben a largo plazo. Fabricar fertilizante de nitrógeno y otros agroquímicos requiere de una gran cantidad de energía, que suele provenir de combustibles fósiles. Además, gran parte del carbono absorbido por las plantas en una granja se vuelve a emitir al medio ambiente después de ser cosechado.

El otro problema: si bien la fertilización con CO2 puede hacer que algunos cultivos crezcan más rápido, la investigación también ha encontrado que puede disminuir su valor nutricional, como la concentración de proteínas y minerales como calcio y magnesio, por varias razones complicadas.

Así que bombear CO2 al aire puede parecer que beneficia al crecimiento de la  vegetación al principio pero a menudo vemos como esta es menos nutritiva (y a nivel mundial, más de 2 mil millones de personas tienen deficiencia de nutrientes).

Entonces, sí, es complicado determinar de forma clara si el verdor es inherentemente bueno. Lo más importante es determinar el contexto en el que este se produce.

Si hay algo que podemos deducir solo del color es la escala del impacto humano. No es que la naturaleza se esté curando, que los bosques estén volviendo a crecer porque los dejamos en paz, sino que hemos cambiado drásticamente la atmósfera, el suelo y el océano. Hemos cambiado la apariencia misma de nuestro planeta, y ya empezamos a verlo desde el espacio.

Desde Azada Verde dedicamos muchos esfuerzos para reforestar grandes zonas de terreno que aporten un «verde bueno» a nuestro planeta, evitando la erosión del suelo, la perdida de biodiversidad y la sequía. Puedes ayudarnos colaborando con nosotros a través del siguiente enlace.

Fuente: https://www.vox.com/down-to-earth/2024/2/7/24057308/earth-global-greening-climate-change-carbon