Los precios de los alimentos podrían aumentar aún más debido al efecto del cambio climático sobre la inflación en todo el mundo, según un estudio

Según una nueva investigación, la presión que el aumento de las temperaturas globales podría tener sobre la industria agrícola y la inflación en todo el mundo probablemente hará que los precios de los alimentos aumenten aún más.

Los cambios en las temperaturas mensuales promedio tienen la correlación más fuerte y consistente con las cifras de productividad e inflación, según un artículo publicado el jueves en la revista Communications Earth & Environment.

Investigadores del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania analizaron los precios históricos de los alimentos en diferentes categorías de productos alimenticios en países de todo el mundo para explorar cómo las fluctuaciones en diferentes condiciones climáticas han impactado históricamente en la inflación de los alimentos, así como las implicaciones del cambio climático futuro.

Los mayores precios de los alimentos previstos en el futuro están vinculados a fenómenos climáticos extremos que podrían alterar una sensible economía mundial. Los «shocks» a la productividad agrícola son el principal canal que subyace al impacto del cambio climático en la inflación de los alimentos, afirmó Kotz.

Según el documento, los aumentos durante los meses y regiones estacionalmente más calurosos causan mayores impactos inflacionarios.»Es probable que el cambio climático futuro tenga impactos sustanciales en los precios de los alimentos en todo el mundo», afirmó Kotz.

Tanto los países de ingresos altos, como los de bajos ingresos, experimentarán inflación impulsada por el clima; sin embargo, los países del sur global, especialmente África y América del Sur, se verán más afectados, según el estudio.

Dado que gran parte del sur global experimenta algunas de las temperaturas más altas, los impactos del cambio climático en el suministro de alimentos en esas regiones serán mucho mayores, dijo Kotz.

«Están más cerca de temperaturas más altas, en las que mayores aumentos de temperatura empiezan a ser perjudiciales, especialmente para la mayoría de los cultivos», afirmó.

En las latitudes más altas, los aumentos en las temperaturas promedio causan presiones inflacionarias al alza cuando ocurren durante los meses más calurosos del año. Sin embargo, ocurre lo contrario cuando hay un aumento en la temperatura promedio mensual durante los meses más fríos típicos de la región.

En las latitudes más bajas, los aumentos de las temperaturas medias mensuales provocan presiones inflacionarias al alza durante todo el año.

El informe muestra que los impactos sobre el nivel de precios de un aumento de 1 grado Celsius en la temperatura promedio mensual persisten hasta un año después del shock inicial. La mayor variabilidad también provoca una importante presión alcista sobre la inflación, dijeron los investigadores.

Las condiciones excesivas de humedad también pueden desencadenar un aumento de la inflación, que luego puede persistir durante 12 meses, según el documento.

Pero los hallazgos sugieren que los impactos son menos significativos cuando se analizan condiciones de exceso de sequía. Hubo cierto impacto, pero más a corto plazo, dijeron los investigadores.

En un estudio de caso, los investigadores observaron el evento de calor extremo del verano de 2022 en Europa y descubrieron que la inflación de los alimentos aumentó entre un 0,43% y un 0,93% en el continente. Según el documento, para 2035, esto se amplificaría entre un 30% y un 50%, según las proyecciones de calentamiento actuales.

Si bien la reducción de las emisiones ayudará a evitar la gravedad de los fenómenos meteorológicos extremos, los impactos en los precios de los alimentos probablemente comenzarán a ser «bastante considerables» en un futuro próximo, afirmó Kotz.

«Debido a las emisiones causadas por el hombre, ciertos tipos de climas extremos se van a intensificar», dijo. «En general, las temperaturas aumentarán cada vez más y sabemos que ese tipo de cambios tienen implicaciones negativas en aspectos como la productividad agrícola».

Es por ello que desde Azada Verde trabajamos de forma incansable para desarrollar sistemas agroforestales basados en agricultura regenerativa, que permitan a la población vivir de forma digna sin perjudicar al entorno, contribuyendo al mismo tiempo, a luchar contra el cambio climático. Si quieres ayudarnos a seguir desarrollando nuestro trabajo puedes hacerlo pulsando aquí.

Fuente: https://abcnews.go.com/International/food-prices-increase-due-climate-effect-inflation-study/story?id=108273854