La UE plantea una reducción de las emisiones del 90% pero abandona las medidas enfocadas a la agricultura ecológica

El brazo ejecutivo de la Unión Europea ha propuesto un objetivo para reducir las emisiones netas de gases de efecto invernadero del bloque en un 90% pero, después de las protestas, se retractó de un objetivo para que los agricultores reduzcan sus emisiones.

La semana pasada, la Comisión Europea recomendó un recorte de emisiones del 90% con respecto a los niveles de 1990 de cara al 2040 para complementar los objetivos existentes de reducir las emisiones netas un 55% para 2030 y un 100% para 2050.

Este es el extremo inferior del rango del 90-95% exigido por los asesores científicos climáticos de la UE. Pero era el más ambicioso de los tres objetivos que la Comisión estaba considerando. Los demás eran el 80% y el 85-90%.

Después de las elecciones de la UE en junio, la próxima Comisión decidirá si acepta esta recomendación y trabajará con los estados miembros y el parlamento de la UE para convertirla en ley.

La recomendación provocó reacciones encontradas entre los activistas. Jeroen Gerlag, del Climate Group Europe, dijo que la UE había “señalado audazmente su liderazgo climático”, pero Colin Roche, de Amigos de la Tierra, dijo que “no cumple con su responsabilidad histórica de abordar la crisis climática”.

Si bien la mayoría de las naciones importantes establecen objetivos para reducir las emisiones para 2030 y fechas límite para alcanzar el cero neto, la Unión Europea es la primera en proponer un objetivo de reducción de emisiones para 2040.

Emisiones agrícolas

La Comisión se abstuvo de explicar cómo debería contribuir la agricultura al objetivo principal. Un borrador de recomendación anterior, visto por Euractiv y otros, decía que la agricultura era “una de las áreas centrales para reducir las emisiones [de gases de efecto invernadero]” y “debería ser posible” que la agricultura reduzca sus emisiones en al menos un 20% para 2040 en comparación con a 2015 y apueste más por una agricultura más sostenible.

Esto no llegó al documento final. Tampoco se hizo referencia a la aplicación de precios de carbono a la agricultura o a “dietas más saludables basadas en una ingesta diversificada de proteínas”, una referencia a comer menos carne.

Marco Contiero, director de política agrícola de la UE de Greenpeace, acusó a la Comisión de «ignorar los consejos científicos para ayudar a los agricultores a alejarse de la sobreproducción de carne y lácteos, lo que empeora el cambio climático«. Y es que la agricultura representa alrededor del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE.

Este retroceso sigue a las protestas de los agricultores en toda Europa contra los planes para proteger la naturaleza y reducir las emisiones, con enojo por los planes de varios gobiernos nacionales para reducir los subsidios de los contribuyentes a los combustibles fósiles utilizados en la agricultura.

En una conferencia de prensa ayer, se le preguntó al principal diplomático climático de la UE, Wopke Hoekstra, si dar marcha atrás ante las protestas de los agricultores les daba demasiado poder. Respondió que “tenemos que asegurarnos de que haya un apoyo lo suficientemente amplio para continuar juntos en este viaje”.

En 2022, las protestas de los agricultores en Australia y Nueva Zelanda dieron lugar a que se diluyeran las medidas para abordar las emisiones de la agricultura y el lobby agrícola en Brasil ha presionado contra las medidas para detener la destrucción de la selva amazónica.

Es por ello que el trabajo de organizaciones como Azada Verde se hace tan fundamental para luchar contra el cambio climático y garantizar un futuro para las generaciones venideras. Puedes apoyar nuestro trabajo a través del siguiente enlace

Fuente: https://www.climatechangenews.com/2024/02/07/eu-floats-90-emissions-target-but-drops-green-farming-measures/