Entradas

Venta en mercados locales

En la primera temporada financiada 100% por Azada Verde, 30 familias de nuestras Asociaciones Agrícolas de Nhaumue (unas 180 personas) han conseguido generar más de 100€ de beneficios de media cada una; y nuestras 5 bici-bombas han generado unos beneficios totales de 1.037€, en una muy difícil temporada castigada por el terrible ciclón Idai que asoló el centro de Mozambique en marzo.

Antes de la temporada de lluvias que da paso al cultivo del maíz, cerramos la difícil temporada de hortalizas 2019 con unos números que nos llenan de alegría: nuestras Asociaciones Agrícolas han generado unos 217.000 meticales (3.123€) de beneficios netos y nuestras Bici-bombas unos 72.166 (1.037€).

Tras un año dificilísimo marcado por el paso del ciclón Idai que afectó de lleno a las zonas donde trabajamos, nos es muy grato contaros que habéis generado economía y aliviado la vida de unas 35 familias del medio rural mozambiqueño.

¿Sabéis lo que es haber contribuido a que cada una de estas familias haya podido obtener unos beneficios de casi 120€ de media en los últimos 6 meses? Y todo gracias a la soberanía alimentaria que vuestras aportaciones les han reportado.

Os puede parecer poco quizá porque los número que aquí barajamos son mucho más altos, pero creednos, para ell@s es mucho, ES TODO.

Las mujeres de Asociaciones Agrícolas

Mayoría de mujeres beneficiarias

Se trata de la primera campaña financiada 100% por nosotros, POR VOSOTR@S.

Una campaña que ha permitido, además de esos beneficios de los que os hablamos, que 35 familias, no solo tengan una alimentación cuando un ciclón había arrasado todas sus cosechas de maíz, sino también una dieta variada en verduras y hortalizas, todo un salvavidas.

Más de 200 personas beneficiadas

Hablamos de más de 200 personas que han recibido sus semillas, orientación y acceso al agua para sacarle el máximo rendimiento a sus tierras; han cultivado y cosechado su propio alimento; y además han sido capaces de vender aquello que no necesitaban para su propio consumo (un 80%) en los mercados locales, generando unos ingresos extra que les han salvado el año, y quien sabe si la vida.

Y liderado por ELLAS, porque el 90% de las beneficiarias de la Asociación Agrícola de Nhaumue han sido mujeres, que por primera vez serán quienes traerán el dinero al hogar.

Las beneficiarias de Asociaciones Agrícolas vendiendo en el mercado

Este año los productos de mejor rendimiento han sido los tomates, las cebollas, la col y el repollo, pero su gama de cultivo ha sido más amplia.

Bici-bombas para el Desarrollo

Mabore, Chico, Luis Farias, Francisco Paulino… Todos ellos, beneficiarios de nuestras bici-bombas, han demostrado lo providencial que supone un mecanismo que les dé un acceso al agua que les saca del ostracismo del maíz.

Mabore por ejemplo ha conseguido unos beneficios ¡de 456€! con la venta de sus tomates en los mercados. Hablamos todo el tiempo de beneficios netos, recordad que cada uno debe devolver el precio de las semillas que les damos al inicio de la temporada, allá por el mes de abril.

Increíble la tabla de salvación que vuestra ayuda mensual les supone.

Bici-bombas beneficiarios

Ahora toca recoger todos los sistemas de riego para prepararse para la época de lluvias y la campaña de maíz, que durará hasta febrero-marzo, cuando nos volveremos a preparar ¡para la nueva campaña 2020!

Alimentación de internados

‘Alimentación de Internadoses nuestro nuevo proyecto que tiene como objetivo asegurar y variar la alimentación de más de 2.200 niñ@s de las comunidades rurales de la provincia de Sofala, en Mozambique.

Llevamos mucho yendo a esas escuelas rurales. Están al lado de otros proyectos que ya conocéis: las Bici-Bombas, las Asociaciones AgrícolasEscolas de Paz

Resulta que algunos de esos beneficiarios son los padres de los niñ@s que asisten a las escuelas rurales de la zona. Siempre nos invitaban a comer. Por gentileza, sí. Pero sobretodo para que probáramos lo insípido que resulta comer harina con agua todos los días.

A veces cae algo más. Alguna verdura. Un puñado de frijoles. O cuando no llegaba a eso conformarse con «agua de frijol«, así la llaman con sorna. Y el frijol ni siquiera siempre es el mejor.

Alimentación internados: «pruébalo tú»

Aprendimos incluso cuál es esa variedad que todos aborrecen: el frijol nhemba. Nos daban la cuchara: «vamos, prueba». Les divertía ver nuestras caras al tragar. Y probamos, cómo negarse.

Así nació este proyecto. De plato a plato. Simple. Intentamos que coman aquello que comerías tú.

Comer siempre lo mismo. En todas las comidas… de todos los días… de todos los años. ESO NO ES UNA ALIMENTACIÓN DIGNA… La mayoría de estos niños no tienen en sus hogares la posibilidad de comer todos los días.

Para ellos, asistir a la escuela, es algo más que estudiar. Les garantiza un plato de comida. Un gran paso para esa zona. Nuestro proyecto reside en la necesidad, además, de que sea un plato digno. La nutrición es salud y garantizar su salud es asegurar sus estudios.

La mala alimentación en Sofala

Dieta nada variada en Mozambique

Pero queremos ir un paso más allá, porque diversificando su alimentación contribuimos a dietas más nutritivas y equilibradas.

Porque desafortunadamente las tasas de desnutrición alcanzan el 55% de la población en las zonas rurales, agudizándose en los niñ@s menores de 5 años (desnutrición cónica), ya que el nivel de inseguridad alimentaria en la provincia de Sofala afecta a más del 50% de los hogares.

[ngg src=»galleries» ids=»2″ display=»basic_thumbnail» thumbnail_crop=»0″] 

PARA QUE PRUEBEN EL TUYO, TU PLATO… Aún nos quedan muchas bocas que alimentar.

¿Nos ayudas a que prueben el tuyo?

Con una cuota de 5 euros mensuales, garantizamos la alimentación de 10 niños/as durante 2 meses.

Mozambique Escolas
  • 160 niñ@s huérfanos y vulnerables del medio rural del centro de Mozambique recibirán sus servicios mínimos de educación, salud, alimentación… O lo que es lo mismo: UN FUTURO DIGNO.
  • Mochilas, uniformes, cuadernos, bolis… Llega septiembre y las necesidades educativas de nuestros nenes de Escolas de Paz aparecen con la ‘Vuelta al cole’. 

¡Feliz regreso a la rutina! 

Comienza el curso escolar 2019-20 y nos topamos con las sensaciones encontradas típicas del mes de septiembre: niñ@s y adolescentes tristes porque se acabó el verano, la piscina, la playa, las vacaciones… Y madres y padres saltando de alegría porque ‘se deshacen’ de sus hij@s y vuelven a la rutina. XD En nuestros activistas y nenes de Escolas de Paz el sentimiento en cambio es unánime: tod@s están content@s, les encanta reunirse con sus compañer@s y dar y recibir una atención integral básica que lo es TODO para ell@s. Una educación, salud, alimentación, ropa, cobijo… UNA VIDA. Todo esto lo reciben gracias a las contribuciones periódicas mensuales de nuestr@s soci@s, con las que proveemos de un futuro a 160 niñ@s huérfanos y muy vulnerables.

Son unos 160 niñ@s que viven en una situación crítica porque son huérfanos de padre y/o madre y viven mayormente con sus abuel@s. Son utilizados como mano de obra en el campo, ir a buscar agua y leña, labores domésticas…

       

Los niños de Escolas de Paz hinchan globos en uno de sus encuentros con Azada Verde.

Pero las necesidades acucian ya sabéis.Justo el otro día nuestro compañero José, activista responsable del proyecto, nos pasaba un listado de las necesidades urgentes:

  • 150 uniformes
  • 100 mochilas
  • 100 cuadernos
  • 100 bolígrafos
  • 100 estuches
  • 150 redes mosquiteras…

No parece gran cosa, ¿no? No piden tanto. Pues para ell@s es un mundo.En total todo junto no llega ni a los 3.000€. 2.966’5€ para lo que queda del curso escolar de 160 niñ@s. Menos de 20€ por cada uno de ell@s. Muy poco, ¿verdad?

Pues piensa que con esa cantidad le das servicios educativos a una niña o niño que no tiene casi nada y
que con tu gesto se lo estás dando todo. Tan poco para ti, TANTO para ell@s… Te animamos a que te
sumes, porque con cada cuota que sumamos, el CAMBIO ES GIGANTE.
 
 
¡GRACIAS!
 

            

                                                                                                                   

Instalación bici-bomba
  • Tres instaladas, otras dos ya acabadas, una sexta en construcción, otras dos en camino… El número de bici-bombas sigue creciendo gracias a tu apoyo.
  • Ahora con una flamante novedad: si donas una te diremos y podrás ver su localización exacta ¡y además llevará una placa con tu nombre!

En Azada Verde hemos tomado una decisión: vamos a apostarlo todo por nuestras Bici-Bombas para el Desarrollo. Así que preparaos porque ¡vamos a llenar toda la zona rural del distrito de Chibabava de bicis que riegan cultivos a base de un simple pedaleo!

Lo tenemos más claro que nunca, apostamos fuerte por las Bici-Bombas para el Desarrollo,una ecotécnica que está provocando un impacto tan real en las familias que apoyamos que nos ha sorprendido hasta nosotros.

En Azada Verde vamos a poner todas las hortalizas en el asador por nuestras soluciones ecológicas de bajo coste y de acceso al agua para familias vulnerables sin apenas recursos.

Y las razones, aunque obvias, te las explicamos con un gráfico que, si tenías alguna duda, te la quitará rápidamente:

El mes pasado ya os contábamos que en abril instalamos las primeras dos bici-bombas de este 2019. ¡Chico y Mabore ya llevan mes y medio regando sus cultivos a golpe de pedaleo y pronto tendrán sus hortalizas listas para ser cosechadas!

Chico y Mabore probando el correcto funcionamiento de una de las bici-bombas.

Y como os adelantábamos: si decides apadrinar unasabrás su localización exacta (puedes ver el mapa de las que ya tenemos instaladas actualmente en nuestra web de bici-bombas) ¡y llevará una placa con tu nombre!

Funcionamiento bici-bombas

El funcionamiento ya lo sabéis y en el siguiente vídeo podéis verlo: Mabore prueba exitosamente su bici-bomba recién instalada bajo la atenta mirada de nuestros técnicos Luis y Sete y nuestros voluntarios Hugo, Sara y María.

Instalación y prueba de la 1ª bici-bomba 2019

Y en el siguiente vídeo el segundo paso: nuestro técnico Luis dándole los sobres de semillas a Chico, las cuales plantará para sembrar las hortalizas que diversificarán la dieta de toda su familia e incluso con suerte le darán una salida al mercado donde podrá vender el excedente y obtener unos beneficios.

De esos beneficios deberá devolver el 50% a Azada Verde porque recuerda que nuestro concepto no consiste en dar asistencia pura y dura sin más, sino en darle conocimiento y herramientas a las personas para empoderarlas y proveerles de un presente y un futuro).

Entrega de semillas a Chico, uno de los beneficiarios de una Bici-Bomba.
Dos beneficiarias del proyecto de Asociaciones Agrícolas

Angelina y Augusta forman parte de nuestra cooperativa de Massane. Ellas, como la práctica totalidad de la población rural, dependen por completo de la agricultura y es por esto que nuestro proyecto de Asociaciones Agrícolas les ha dado la vida: alimentación, una dieta variada e incluso ayuda económica gracias a la venta del excedente en mercados locales.

Cuando conocimos a Angelina y Augusta en noviembre de 2013 y les contamos nuestra intención de constituir una cooperativa agrícola en Massane que las iba a ayudar a cultivar su propio alimento – hortalizas que variarían su dieta y les proporcionaran unos ingresos – nos miraban desconcertadas pero con un atisbo de ilusión en su mirada.

El proyecto se llamaría Asociaciones Agrícolas y el objetivo era directo y conciso: empezar a cultivar en abril para obtener la primera cosecha ese mismo 2014 posterior. Lo mismo se hizo en Nhaumue, Daca y Mangunde, 4 cooperativas en total.

Tras varios años de proyecto, ambas consideran el beneficio reportado como «muy positivo«. Lideran y sacan adelante familias de 6 y 7 miembros respectivamente; han cultivado tomates, repollos, cebollas, alubias, patatas y acelgas entre otras; y han obtenido beneficios de hasta 8.000 y 9.000 meticales por año.

En definitiva, nuestras Asociaciones les estaban dando a sus familias UNA VIDA.


Nuestras Asociaciones Agrícolas, providenciales para las familias y el medio rural de Toronga y alrededores.

Este proyecto de Azada Verde nació sobre todo para dar soluciones desde tres vertientes distintas: el asociacionismo, la formación agrícola y la dotación de recursos.

En la localidad de Toronga, más conocida como zona de Mangunde, casi no existe elasociacionismo, algo que permitiría a las pequeñas familias de agricultores: reducir los costes conjuntos, mejorar las ventas, aumentar la productividad, acceder a créditos, mejorar su formación o disponer de servicios. Todas ellas medidas que mejorarían mucho sus vidas.

Asociaciones Agrícolas: un salto de calidad

Hablamos de un cambio a diferentes niveles (productivo, comercial y social). Y…¿Cómo lo hacemos?

  • Reduciendo la inestabilidad de la producción (Apoyándoles a cultivar casi todo el año gracias a las motobombas y no solo cuando llueve)
  • Incrementando el número de hectáreas de riego cultivadas (Para aumentar la producción)
  • Mejorando la productividad de la tierra y el trabajo (Diversificando y rotando cultivos) 
  • Aumentando la rentabilidad de la producción vendida (Introduciendo variedades como las hortalizas)
  • Garantizando el acceso a la formación (Y así aprender nuevas técnicas agrícolas)
  • O diversificar las dietas alimenticias de la población…(No comer siempre lo mismo, maíz. Y contar con más de una comida al día)
Las 4 Asociaciones Agrícolas de Azada Verde.

Asociaciones Agrícolas es además nuestro proyecto más feminista, ya que beneficia a una clara mayoría de mujeres que normalmente están a cargo de las familias. El hombre generalmente trabaja fuera de casa, teniendo que emigrar a Maputo o Sudáfrica por las escasas posibilidades de empleo en la zona…Así que ellas se encargan de trabajar la  huerta y la machamba (parcela) familiar.

La falta de agua debido a la escasa lluvia, un alto déficit formativo y tasas de analfabetismo de hasta el 60%, hacen de esta iniciativa un proyecto vital para las familias rurales de Mangunde.

Zadoke y Rubén, Rubén y Zadoke. Dos de los técnicos de mantenimiento de nuestras Bici-Bombas para el Desarrollo. Uno de Chimoio, Mozambique; el otro voluntario desde Barcelona. Pero los dos pieza clave en el funcionamiento de unas soluciones ecológicas que proveerán a las familias de Mangunde de alimentación, salud ¡e incluso ingresos!

Zadoke tiene 31 años y, junto con Sete, es vuestro técnico local en la zona encargado de instalar y mantener las Bici-Bombas. Empezó en Beira como ayudante de mecánico de vehículos para la Asociación ESMABAMA, nuestro socio local en Mozambique, y por las tardes también se encarga de transportar a personas enfermas de las localidades cercanas desde ‘o Cruzamento’ hasta la Misión de Mangunde (unos 25 kms), ya que no existe transporte público para hacer ese trayecto y ese es el único hospital cercano.

Rubén por su parte, estudiante de mecánica de 39 años, quedó fascinado cuando oyó hablar por primera vez de Azada Verde, y más en especial de nuestro proyecto de ‘Bici-Bombas para el Desarrollo’.

Su impulso primero fue claro. Contactó con nosotros y nos dijo literalmente y de forma desinteresada: «¡quiero ir a Mozambique a ayudaros con vuestras Bici-Bombas!«.

Bici-Bombas: qué son

Pero vamos a centrarnos: ¿Qué es exactamente una Bici-Bomba? Os preguntaréis muchos. Es una ‘eco-técnica’ que permite bombear agua, desde un río por ejemplo, hasta unos 25 metros de distancia.

Esto permite un acceso constante al agua mediante el pedaleo y la fuerza de las propias piernas de una persona para poder regar los cultivos todo el año y así facilitar la cosecha y obtención de mucho más alimento.

Así funcionan las Bici-Bombas de Azada Verde.

Nuestro objetivo: instalar una Bici-Bomba de agua a cada una de las familias, así, además de asegurarse la campaña de maíz, podrán producir otro tipo de cultivos (hortalizas) garantizándose una dieta variada, salud e inclusoingresos.

Bici-Bombas: 100% sostenibles

¿Pero qué es lo mejor de todo? Lo mejor de todo es que estas bicis tienen un coste bajo, se hacen a partir de materiales reciclados, no daña al medio ambiente ya que el uso de combustible es 0, y su impacto en el bienestar de las familias es altísimo.

Las Bici-Bombas de Azada Verde.
Una de las Bici-Bombas de Azada Verde.

La población de las zonas donde trabajamos necesita disponer de alimentos de una forma sostenida en el tiempo, dignamente, sin tener que recurrir permanentemente a ayuda externa.

La dependencia de la lluvia y la escasez de medios provoca año tras año en Mangunde y alrededores hambrunas, desnutrición, dietas poco variadas, problemas de salud y un estado de crónica pobreza.

Las familias que tienen parcelas cercanas al río tratan de plantar hortalizas durante la segunda mitad del año, pero sin mucho éxito, porque regarlas cubo a cubo es insostenible. Además, las muertes por ataques de cocodrilo en la ribera son frecuentes.